[Traducción] Tradiciones medievales de Pascua


Traducción de https://medievalisterrant.wordpress.com/2013/03/29/medieval-easter-traditions/ a cargo de Maggie

Tradiciones medievales de Pascua

La Pascua está llena de tradiciones extrañas cuando te detienes a pensar en ellas por un momento: ¿por qué los huevos de chocolate provienen de conejos y qué tienen que ver con la resurrección de Jesús? Y, como era previsible, buena parte de eso es solo porque son tan viejos que hace tiempo que dejamos de prestar atención a su origen. Hay muchos otros lugares en Internet que hablarán sobre los huevos y los antiguos ritos de fecundidad precristianos, pero por ahora me voy a centrar en la Edad Media porque, seamos sinceros, ahí es donde vivo.

Los tres días antes de Pascua: Jueves Santo (llamado así por la orden que Jesús dio a sus discípulos, y no, como pensaba cuando era pequeño, solo un extraño 'lunes jueves', como sugiere el inglés 'Maundy Thursday'), el Viernes Santo y el Sábado Santo se llamaban Triduo, y la gente que vivía en la Edad Media pasaba, como era de esperar, muchos de estos días en la iglesia. La Pascua fue, como ahora, la celebración más importante en el calendario cristiano, por lo que podemos presumir que es por eso que necesitó cuarenta días de ayuno y preparación para prepararse (lo que a su vez explica por qué la gente estaba tan emocionada).

La liturgia

Los servicios llamados Tenebrae (latín para "oscuridad") se llevaron a cabo a partir del miércoles en la Semana Santa. El del Jueves Santo sería un servicio tranquilo y solemne, después del cual los altares eran despojados y cubiertos de ramas y ramas para simbolizar el despojo y la flagelación de Jesús. El Viernes Santo era un día de luto y, en general, un día en que nadie usaría herramientas de hierro o clavos. Muchos comenzarían "arrastrándose hacia la cruz": sí, tal como suena, acercándose a la cruz descalzo y de rodillas. El viernes no había Eucaristía, la historia de la Pasión se leía del Evangelio de Juan, y el servicio se llevaba cabo casi por completo en la oscuridad, con un candelabro llamado Hearse, que se apagaba gradualmente para mostrar que la oscuridad caía sobre el mundo, solo la vela central permanecía encendida, representando la luz de Cristo. Imagine por un momento las sombras que se extienden por la nave, la gente arrodillada sobre las piedras mientras las luces se desvanecen una por una, y la voz del sacerdote rezando en la oscuridad:



Miserere mei Deus secundum misericordiam tuam iuxta multitudinem miserationum tuarum dele iniquitates meas multum lava me ab iniquitate mea et a peccato meo munda me. (Salmo 51: 1-2)
La mayoría de la congregación seguramente no sabía latín, pero todos estaban bastante familiarizados con la historia, ya que era el día eclesiástico más importante del año y todo eso. Incluso aparecía ilustrado, cortesía de los vitrales de las iglesias (si las velas eran lo suficientemente fuertes, o la luz del día alcanzaban para encenderlas).

Los servicios del Domingo de Pascua comenzaban al amanecer, con la congregación reuniéndose fuera de la iglesia para cantar himnos. Luego, el sacerdote los llevaría a la iglesia, donde el servicio sería alegre, la Eucaristía regresaría y la gente sería despedida en gracia y perdón para ir a disfrutar de un gran almuerzo sangriento.

Celebraciones de pascua

Después de cuarenta días de ayuno y de comer básicamente nada más que pescado, era hora de una fiesta. En algunos casos, el Señor de la mansión daría una fiesta para los sirvientes, en reminiscencia de Jesús lavando los pies y sirviendo a sus discípulos, no porque la fiesta más grande del año sea el mejor momento para dar toda la ayuda al día raro. Festejar era un asunto serio en la Edad Media, y no se escatimaba en gastos para presentarles a todos un buen momento.


También era un día en que la gente usaba o recibía ropa nueva. En la Gales medieval, los términos de quién obtenía qué y cuándo se exponían explícitamente en el Cyfraith Hywel Dda. El rey y la reina daban librea o su propia ropa a ciertos oficiales de la Corte cada Pascua, Navidad y Whitsun, los tres principales festivales del calendario cristiano medieval, y esos oficiales, a su vez, entregaban los suyos al siguiente en jerarquía. El rey le daba ropa al jefe de la banda de guerra, quien le daba un traje al mayordomo, y así sucesivamente. Esta es una muestra bastante normal de generosidad, por supuesto, pero también un acto político por sí mismo, que refuerza (o, en algunos casos, arroja luz sobre los problemas con estos) los lazos de lealtad entre el señor y el vasallo.

¿Y qué hay de esos huevos de Pascua? Esta tradición proviene de esa mezcla de pragmatismo y fantasía que define tantas prácticas medievales. Los huevos eran uno de los alimentos prohibidos durante la Cuaresma, por lo que los huevos que las gallinas habían puesto durante esa temporada  tenían que ser hervidos para preservarlos. Cuando finalmente llegaba el domingo de Pascua, los huevos, como la carne y algunas verduras, volvían al menú. La práctica de pintarlos parece ser muy antigua. La iglesia ortodoxa los pintaba de rojo para simbolizar la sangre de Cristo, mientras que en las zonas germánicas estaban pintados de verde, a veces vaciados a través de soplidos y colgados de los árboles. Si bien a veces solo se hervían con cebollas para darles un brillo dorado, la nobleza claramente tenía grandes aspiraciones. ¡En 1276, Eleanor y Simon de Montfort compraron 3700 huevos para su celebración, y en 1290 las cuentas de Edward I muestran que pagó para tener 450 huevos decorados con dorado a la hoja! Teniendo en cuenta lo entusiastas que eran los medievales al hacer que el aspecto de la comida se pareciera a otras cosas, esta pasión por decorar huevos puede no parecer especialmente sorprendente.

Con tantos huevos rodando, después de haber sido guardados durante los últimos cuarenta días (y algunos, incluso hervidos, probablemente ya se habían podrido), tampoco es tan difícil ver dónde vinieron a formar parte de los juegos de ese día. Los adultos los escondían para que los niños los encontraran, no solo para mantener a los niños ocupados sino también para enseñarles una valiosa lección religiosa: representaban a los discípulos que encontraban al Cristo resucitado en la tumba en la mañana de Pascua. Los niños, entonces, hacían competencias que incluían hacerlos rodar cuesta abajo, porque esto es lo que haces si eres un niño con una colina y una cosa más o menos redonda.


Un feriado que tardaba cuarenta días en prepararse merecía más que una celebración de un día, por lo que el lunes y el martes siguientes también tuvieron su parte en las festividades. 'Hock Monday' involucraba a las mujeres jóvenes de la aldea que capturaban a los hombres jóvenes, que podían ser liberados solo después de haber pagado un rescate (una donación a la iglesia). Esto era seguido por 'Hock Tuesday', en el que los jóvenes hacían lo mismo con las mujeres *. Edward I y II fueron atrapados en la cama el lunes de Hock por las damas de sus reinas. Independientemente de lo que la Iglesia haya pensado oficialmente sobre celebrar la Salvación del Mundo atando la gente en la cama, parece haber permanecido relativamente discreta sobre el tema. ¿Quizás es una tradición que debería revivirse?

Sin embargo, si capturar miembros desprevenidos del sexo opuesto (o del mismo, diablos, somos un tipo de blog medieval moderno) no es lo tuyo, ¡puedes recrear una Pascua medieval pintando, escondiendo o rodando huevos, comprar un atuendo nuevo y comiendo mucha comida! 
Pasg hapus! (¡Feliz Pascua!)
* Parece haber cierto desacuerdo sobre lo que sucedió el lunes y el martes, pero debido a que el rey de Inglaterra fue atrapado el lunes, decidí seguir ese camino.



Comentarios

Entradas más populares:

Peregrinus Albus y las mujeres durante la Edad Media

Carta abierta con motivo de los diez años de Peregrinus Albus

Primera experiencia en una feria medieval

10 años de Peregrinus Albus