[Traducción] 5 Datos sobre los hombres lobo en la Edad Media.

Artículo original escrito por Minjie Suhttps://www.medievalists.net/2019/10/5-things-you-might-not-know-about-medieval-werewolves/

Traducido por Valeria Mendoza.


Los autores medievales estaban tan fascinados por los hombres lobo como lo estamos ahora. Sin embargo, a pesar de la ferocidad, el hombre lobo que imaginaron no es exactamente el mismo monstruo de nuestra era. Te presentamos cinco datos que quizás no sabías sobre los hombres lobo medievales.
Todos sabemos qué es un hombre lobo y cómo se supone que debe comportarse. Incluso si no eres un aficionado de los monstruos, debes haberlos visto en algunas películas. Los hombres lobo son uno de los monstruos más favorecidos por los cineastas y narradores a lo largo de los años. La mayoría de las veces, el feroz asesino camina solo entre los árboles, sus garras son mortales, sus dientes hambrientos, sus ojos verdes brillan en las sombras y su pelaje gris oscuro resplandece bajo las luces plateadas de la luna llena. En perfecto silencio espera y, en un instante, mata. Es el monstruo que aúlla en los bosques lejanos, pero nunca lo suficientemente lejos como para que te sientas seguro; es el monstruo que acecha tus sueños inquietos.

1. Modo de transformación
Lo primero es lo primero: ¿Cómo se convierte un hombre en hombre lobo? Curiosamente, en películas y programas de televisión recientes, siempre es el lobo el que "sale" del hombre; en cambio, el hombre lobo medieval a menudo "usaba" al lobo. Una forma de transformarse en hombre a lobo es usar una piel de lobo, esto es más común hallarlo en la literatura nórdica-islandesa antigua donde frecuentemente se hace referencia al hombre lobo en términos relacionados a la piel, haciendo eco de la tradición de los berserkr y úlfheðnar, guerreros frenéticos que llevaban puesto nada más que pieles de oso/lobo. Gerald of Wales (1146-1223) también reportó que un sacerdote se encontró con una pareja de hombres lobo mientras viajaba por la región de Ossory en Irlanda. Cuando el sacerdote se negó a brindar la extremaunción a la loba moribunda, ya que temía que fuera algún truco del diablo, el hombre lobo le "desabrochó" la piel de lobo, como si fuera sólo un abrigo, para develar debajo de ella a una anciana.

British Library Royal MS 13 B VIII.

La diferencia en el modo de transformación resulta en una diferencia de énfasis: cuando el lobo sale del hombre, es como si el lobo hubiera estado allí todo el tiempo, acechando bajo la apariencia de un hombre ordinario; la violencia que está a punto de desatar es anunciada por la carne recién desgarrada y las manchas de sangre. El hombre no es más que un caparazón vacío, roto, muerto, desechado: el lobo es la esencia. En la representación medieval, por otro lado, aunque en algunos casos la forma/piel de lobo saca a la bestia que hay dentro, el hombre sólo está envuelto, oculto, pero nunca destruido, y el hombre lobo se asemeja más con un acertijo que espera a ser resuelto.

2. "Sé un lobo, ten la comprensión de ... ¡un hombre!"
La cita anterior es de Arthur y Gorlagon, uno de los cuatro romances artúricos escritos en latín. En la historia, el rey Gorlagon es transformado en lobo por su traicionera esposa. Ella podría haberse salido con la suya si no hubiera cometido el error de otorgarle la mejora de "la comprensión de un hombre" en lugar de "la comprensión de un lobo". Un error muy poco probable y, para la esposa, muy desafortunado. Esto trae otra gran diferencia entre los hombres lobo modernos y medievales: los medievales rara vez son monstruos salvajes, al contrario, pueden ser sorprendentemente inteligentes, racionales y de buen comportamiento. Melion, Bisclavret y Gorlagon no encuentran dificultades para mezclarse con los caballeros y cortesanos del rey. Gorlagon incluso se sienta a caballo y espera ante la mesa del rey "con las patas delanteras erguidas". Efectivamente, la cortesía no hace que los hombres lobo sean criaturas apacibles y amistosas, pero incluso cuando realizan algunos actos de violencia, ésta está bien justificada. Tomemos como ejemplo a Bisclavret: el lobo inflige un gran daño a su esposa y a su amante, pero la acción se lee como venganza, lo que confirma que el lobo no ha perdido su humanidad.

3. Apariencia
En muchas representaciones modernas, el hombre lobo es una criatura gigantesca que se yergue sobre dos piernas. A veces, incluso podemos encontrar rastros de rasgos humanos persistentes en su rostro. En el mundo medieval, esta imagen está más cerca del Cynocephali o "Cabeza de perro", una de las razas monstruosas de los confines del mundo. Los hombres lobo, en cambio, aparecen como lobos comunes. Lo único especial sobre ellos es que pueden ser extremadamente grandes y más peligrosos, esto último presumiblemente debido a su inteligencia humana, pero nada más. Esto ciertamente hace las cosas más complicadas y mucho más extrañas: ¿cómo puedes darte cuenta? ¿Hasta qué punto puedes confiar en las apariencias?


British Library MS Royal 12 F XIII f. 29.

4. Luna llena?
Es de común conocimiento que un hombre lobo se transforma cada vez que hay luna llena. Sin embargo, los hombres lobo medievales no tienen ningún problema con las fases lunares. La mayoría de las transformaciones de hombre a lobo son un hecho único; el héroe es maldecido, traicionado o castigado y queda atrapado en forma de lobo durante cierto período de tiempo. Una vez que ha vencido al malhechor o se ha redimido, es liberado. Bisclavret se transforma de manera regular y repetitiva, pero lo hace semanalmente y no muestra relación con ningún fenómeno astronómico.
El único ejemplo de transformación por luna llena se encuentra en Otia Imperialia o "Recreation for an Emperor", un speculum escrito por Gervase de Tilbury (1150 - 1220) para Otto IV (1175 - 1218). Gervase reporta sobre hombres que se convirtieron en lobos "de acuerdo con los ciclos de la luna". Da dos ejemplos: el primero es un cierto Pons de Chapteuil, un caballero devenido en vagabundo que se volvió loco mientras "vagaba solo como una bestia salvaje ... trastornado por un miedo extremo". A pesar de que Gervase mencionó anteriormente la luna, la transformación de Pons de Chapteuil es principalmente una manifestación física de su identidad social y sus emociones. El otro hombre lobo es Chaucevaire, quien se transforma bajo influencia lunar, pero sólo lo hace cuando hay luna nueva, lo contrario de una transformación tradicional en luna llena. La conexión entre el hombre lobo y la luna posiblemente tenga sus raíces en la etimología de la palabra latina "luna" que es asociada con los lunáticos. Su pérdida de razón los deshumaniza, convirtiéndolos en bestias figurativas, lo que, como se muestra en los puntos anteriores, aparentemente no es el caso con la mayoría de los hombres lobo.

5. Hombres lobo vs Vampiros
Ya sea como mejores amigos o archienemigos, los hombres lobo y los vampiros siempre han tenido una relación especial. A lo largo de los años, los hombres lobo han sido ya sea sirvientes o compañeros de los vampiros, la única arma con la que los vampiros pueden ser vencidos, o, como en Being Human, compañeros de vivienda. Aunque los vampiros o los seres vampíricos rara vez aparecen en la literatura en cuestión aquí, su vínculo con los hombres lobo sigue siendo palpable. Las viejas sagas nórdicas presentan a unas criaturas llamadas draugr, un tipo de muertos caminantes que comparten muchas características con los vampiros. Uno de los draugar más famosos es Glámr de la saga Grettis Ásmundarson, donde se dice que tiene pelo úlfgrár - "lobo gris". El adjetivo nunca se usa en lobos naturales, sino sólo en humanos relacionados con lobos, como es el caso de Egill, cuya familia entera tiene la reputación de ser "hombres lobo" o "lobunos". El hecho de que Glámr tenga el mismo color de cabello ciertamente lo acerca a los lobos. Además, Grettir, quien "hereda" de Glámr la naturaleza draugr, se convierte en un lobo figurativo cuando es declarado forajido y se ve obligado a alimentarse de ovejas en la Isla de Drangey.
Es intrigante reflexionar sobre cuán diferente se han desarrollado los hombres lobo y los vampiros a lo largo de los años. En los textos medievales de hombres lobo, éstos tienden a ser aristócratas: caballeros, príncipes o incluso reyes. En la mayoría de los casos son victimizados, civilizados y compadecidos. Los vampiros, por otro lado, no están muy alto en la escala social, y el concepto de vampiros comprensivos recién se puso de moda en el siglo pasado. Cómo surgió esta diferencia es sin duda algo en qué pensar. Lo que parece permanecer constante es la lucha entre el hombre y la bestia, encarnada para siempre en la figura del hombre lobo.


Werewolf, Paris 13th century (Besançon, Bibliothèque municipale, ms. 138, fol. 50r)

Comentarios

Entradas más populares:

Peregrinus Albus y las mujeres durante la Edad Media

Carta abierta con motivo de los diez años de Peregrinus Albus

Primera experiencia en una feria medieval

10 años de Peregrinus Albus