martes, 18 de diciembre de 2012

Cierre de Actividades 2012 de Peregrinus Albus

       Generalmente para esta fecha suelo agradecer a todos los que hacen posible que Peregrinus Albus sea una realidad. Pero este año hemos agradecido mucho ya; y creo oportuno en lugar de acentuar los agradecimientos, remarcar las cosas de las cuales nos sentimos orgullosos. Este 2012 ha sido un año cargado de trabajo y un arduo camino que transitar, pero claramente lo hemos hecho con un gran placer.


  



      En primer lugar queremos destacar el caracter integrador y familiar que desde un principio hemos fomentado y hoy ha dado grandes frutos. Ha sido realmente muy satisfactorio ver la interacción del público en los eventos con nuestros propios chicos. Familias enteras, grandes y chicos, todos reunidos alrededor de estas voces que no se cansaban de compartir desinteresadamente su humilde saber. Pero aun mayor la satisfacción de ver a los familiares y amigos de nuestros chicos interesados y participando de los encuentros internos o públicos. Acompañando y ayudando. A veces es tan difícil poder compartir lo que nos gusta con nuestros seres queridos, y este año pareció tan sencillo... De hecho, tuvimos tanta ayuda que duplicamos la cantidad de invitados a nuestra cena de fin de año y tuvimos que mudarla a un lugar mucho más amplio. Hubiese sido imposible agradecerle a todos.




 











      Este año nos arriesgamos a apostar por aumentar la cantidad de actividades opcionales para miembros sacrificando un poco nuestra participación en los eventos. Esto nos dio dos grandes lecciones. Por un lado nos mostró que la cantidad no hace a la calidad, y que al ir a menos eventos públicos pudimos trabajar más para mejorar lo que le podemos ofrecer al público en cada opotunidad que nos une. Y por otro lado, al liberarnos de la carga que implica asistir a tantos eventos pudimos ofrecer un promedio de seis actividades internas por mes a nuestros miembros. Si pensamos que cada evento público nos lleva un mes de preparativos y una semana entera de logística, se puede apreciar el esfuerzo detrás de cada evento. Debíamos encontrar un equilibrio entre nuestra escuela y los eventos, y creo que lo hemos encontrado.

       Con solo dos años y medio desde que abrimos la Sala de Armas, es un placer contar ya con tres Miles y cinco nuevos Discípulus, así como contar con 25 miembros activos y la capacidad de la sala cercana a sus límites. El grupo por si mismo cuenta con 30 miembros en total, más algunos otros ayudantes más. Haber fomentado los Intercambios Culturales fue un gran acierto, y haber mantenido este año la periodicidad de los encuentros de Arquería Histórica un gran lujo. Gracias a la ayuda de muchos de los miembros hemos renovado el equipamiento de la Sala casi por completo, un arduo trabajo, pero un beneficio palpable día a día en la escuela.



       Los talleres han tenido más convocatoria que nunca antes, y ahora cada uno de los miembros ha iniciado su camino en dotarse de equipamiento. Sabiendo que el camino es largo y trabajoso, tienen en mente sólo la satisfacción de saber que aquello que llevan ha sido hecho por sus manos y que en todo ese proceso han descubierto habilidades que consideraban imposibles. Se han enfrentado a la desilución, los miedos y aprendido a no abandonar sin esfuerzo. Se han fortalecido, conociéndose un poco más a si mismos.

       Todos juntos hemos adiestrado a nuestros cuerpos en la Sala, pero también el espíritu en estos talleres. Y las actividades culturales de la biblio nos han mostrado que hay más de un camino que seguir que simplemente el que se nos impone. Esta actividad no busca convertirnos en grandes esgrimistas, ni excelentes artesanos o grandes filósofos o diletantes. Día a día buscamos convertirnos en mejores personas, mediante el camino del esfuerzo y la superación personal. Y éste es el espíritu del peregrino. Mantenerse siempre en movimiento, aprendiendo de cada nuevo camino que transita con humildad, dedicación y constancia. Pero no lo hacemos solos, esta noble casa es refugio para todos aquellos que buscan refugio. Esta hermandad es oídos para compartir las experiencias y unas manos para superar los obstáculos. Siempre Fieles.





 













       Quiero mencionar la constancia y dedicación de los voluntarios que conforman el Consejo de Lanzas así como a los Sargentos Auxiliares de la Sala de Armas, colaboradores activos toma de decisiones y en la organización del grupo. Sin ellos realmente el grupo no hubiese crecido ni una décima parte de lo que lo ha hecho y este reconocimiento es hacia ellos. Son el engranaje irremplazable que le brinda a esta grupación transparencia en sus decisiones, pluralidad de criterios en los debates y una ayuda responsable para continuar la obra cuando estos directores se encuentran exhaustos. Pero sería injusto no mencionar a nuestros nuevos Jefes de Batalla Zonales, que llevan la llama de Peregrinus a cada una de las zonas donde son responsables. Motivando el crecimiento con su propio esfuerzo y empuje, tal como estos directores hemos hecho cuando comenzamos algunos años atrás.







       Peregrinus funcionó en sus comienzos con un interés aleatorio según las actividades y sus miembros. Sin embargo, con el paso del tiempo el grupo se fue consolidando y tomando forma naturalmente, asentándose como algo trascendente más que una novedad. Día a día nuestros miembros son mucho más estables y se vuelven ahora más demandantes. El público en general también desea participar, y solicita se abran las puertas también para ellos. Debemos agradecer que los propios miembros y entusiastas externos al grupo se ofrecen voluntariamente para abrir nuevos encuentros y dar forma a nuevos espacios. Pero la constancia y la presencia que existe hoy en día nos demanda gran cantidad de horas de preparaciones y trabajo previo para garantizar que ese flujo de actividades se mantenga.

       El desafío que se nos presenta en este nuevo año que comienza seguramente estará definido por estas grandes decisiones, pero también del compromiso de aquellos voluntarios a expandir el territorio de Peregrinus Albus y aventurarse a blandir el estandarte del oso hacia lo desconocido. Como lo hemos hecho mil veces ya, Peregrinus no teme enfrentarse a los desafíos. Así como tampoco encarar su propio camino. Seguramente nos lleve algún tiempo, pero habrá noticias. Estamos ya trabajando en ello.

Semper Fidelis!

Sir Martin Farhill
Portavoz de Peregrinus Albus