lunes, 26 de octubre de 2015

Feedback: V Aniversario de Laudate Dominum

Nuestras responsabilidades personales, profesionales y en mi caso también como Director de Peregrinus Albus a veces nos hacen perdernos de las grandes pequeñas cosas de la vida. Fui padre hace unos 18 meses y rara vez tengo la posibilidad de sentarme un minuto a admirar el silencio.

Este Fin de Semana, agotado... Exhausto diría; mi mujer me ayudó llevándome a rastras al V Aniversario de nuestras amigas de Laudate Dominum. Son 7 cuadras dijimos. Vamos en subte,... en colectivo. No, vamos caminando me dije. Y así una patita movió a la otra.

Respirar un poco de oxígeno me despertó y saber que íbamos a compartir un momento familiar (en todo sentido) alimentó mi espíritu. Porque Laudate es otra familia para mi.

Las conocí en su bautismo público cinco años atrás cuando apenas eran tres integrantes. Aunque hubiese deseado haber podido ir a todos sus conciertos, me fue imposible; sin embargo, siempre las seguí de corazón y traté de acompañarlas en sus grandes momentos. Poder ser parte de ese crecimiento fue una sensación maravillosa, en ciertos aspectos parecido al que hoy vivo con mi hijo.

Uno crece, mejora, aprende. Comete errores y alcanza grandes logros. Se define a sí mismo. Se reinventa. Se diversifica. Emprende aventuras y se sorprende. Y cuando uno se quiere dar cuenta, ya no es un principiante y hay una larga trayectoria a nuestras espaldas. Los demás nombres reconocidos del ambiente interactúan con uno y de repente, uno advierte todo lo que se ha alcanzado.

Laudate en tan solo cinco años logró algo maravilloso y se profesionalizó de una manera sorprendente. Ya no puedo contar cuántos integrantes tiene y mucho menos la cantidad de instrumentos que adquirieron y usan en sus presentaciones. Siento que dejaron de ser una simple agrupación para conformar un proyecto que escapa al tiempo y el espacio.

El evento tuvo un marco familiar muy grato y cálido. Estuvo lleno de chicos junto a sus padres. Todos correteando por ahi. Muchísimas caras conocidas. Nos agasajaron con unos entremeces que prepararon y la música invadió nuestro cuerpo. No pasó tanto desde que grabaron su primer disco, y suenan hoy como un grupo completamente diferente. Un nivel muchísimo más alto. ¡Cuanto quisiera otro disco! Jeje... sin presiones chicas...

Y cuando los cuerpos empezaban a vibrar solos, nos invitaron a bailar. Y lo hicimos grandes y chicos. Todos de la mano, bebés en brazos. Nos divertimos enormemente. Nos pisamos los pies. Pero por sobre todo reímos.

Laudate genera a donde quiera que vaya ese clima de alegría, sencillez y humildad que me recuerda la felicidad de compartir un momento familiar. Estoy muy agradecido por haber estado ahi.

¡Desde Peregrinus queremos desearles lo mejor! Este camino recién comienza y uds. dan pasos agigantados. Les esperan grandes cosas por venir. Disfrútenlas.

Semper Fidelis!

Sir Martin Farhill
Portavoz de Peregrinus Albus