miércoles, 13 de marzo de 2013

Contra Viento y Marea

Como uds. ya conocen, cuando abrimos nuestra Sala de Armas luchamos contra un sinfín de obstáculos. Mucha gente decía que era una pérdida de tiempo; que no funcionaría jamás. Otros tantos que nadie podría cubrir los costos de la actividad y que ningún lugar querría darnos espacio para la Sala. Bueno... Estaban muy equivocados.

Por suerte, unos pocos pensábamos que sí era posible. Así que contra todo pronóstico y poniendo capital de nuestros humildes bolsillos abrimos las puertas al público. Fue un comienzo duro,... lo reconocemos. Pero a tres años, treinta miembros dicen que esto es sólo el principio!!!

Actualmente nuestro nombre ha logrado circular con peso propio, y poco a poco comenzamos a cambiar la imagen que tiene la gente sobre esta disciplina. Me refiero a que un peregrino llega a nosotros con dudas sobre lo que está haciendo. No cree que esto se pueda hacer en la Argentina y menos tan seriamente. O que todos esos locos ahi reunidos se juntan a lastimarse; que esta es una actividad peligrosa. En Peregrinus hacemos un esfuerzo monumental para que cada miembro pueda participar de una actividad cultural, que claramente dispone de su esencia marcial; pero que no es por cerca sólo una cuestión marcial.

Nuestros miembros aprenden esgrima mientras también se encuentran con su propia historia. La de sus antepasados. Porque nuestra sangre tiene memoria y recuerda sus orígenes europeos. Si quitamos su componente histórico, esta disciplina carece de sustancia, pierde completamente sentido. Debemos entender que investigamos un proceso evolutivo que duró cerca de mil años de historia y estuvo compuesto por el aporte de un sinfín de pequeñas microculturas que poco a poco fueron tomando el concepto de nación que conocemos hoy en día.

Además, un peregrino fabrica su propio equipo en base a sus necesidades y gustos. Sea equipamiento de entrenamiento o equipamiento de exhibición, entender cómo se fabricaban las cosas en aquella época nos acerca a comprender el motivo por el cuál las armas y armaduras evolucionaron, y junto a ellas también tuvo que hacerlo el esgrima. Es evidente que no todo se puede fabricar mediante un proceso histórico, por el inmenso tiempo, dedicación y dinero involucrado sin mencionar las habilidades para hacerlo. Pero pese al resultado, reproducir en una pequeña escala ese proceso es iluminador. Cuando trabajamos en nuestro equipo de entrenamiento, entonces entra en juego las herramientas y procesos modernos; porque el desgaste del equipo es importante y requerirá repetir ese proceso cíclicamente durante el entrenamiento. Como la actividad que realizamos no lucra con el equipamiento, son los miembros mismos quienes fabrican lo que necesitan cuando lo necesitan, permitiendo que cualquiera pueda participar sin limitaciones económicas.

Pero para poder fabricar el equipo, primero debemos investigar cómo era realmente. De lo contrario, cualquier conclusión a la que lleguemos será errónea. Por eso dedicamos gran cantidad de tiempo a la investigación y los encuentros culturales como charlas, debates y encuentros audiovisuales. Enriquecer el espíritu investigativo, es dotar de herramientas al participante para que pueda recorrer este camino sin depender de nadie; sino poder recorrerlo acompañado y ayudarse mutuamente con sus compañeros. Vemos que en este mundo moderno el temor a perder el lugar de uno hace que mucha gente cree cajas fuertes para sus conocimientos, cuando en realidad cuanta mayor sea la pluralidad de conceptos, mayor será el proceso de evolución y crecimiento. Para nuestra sorpresa y placer personal, nuestro esfuerzo por entrar en contacto con todo tipo de instituciones, academias y organizaciones de todo el mundo nos mostró que el ambiente medieval se resiste a caer frente a esta actitud, y existe hoy en día innumerables fuentes informativas confiables y serias sobre la materia a libre disposición de la gente.

Finalmente, esta es una actividad que no se puede realizar solitariamente. Para entender cómo abatir a un enemigo, hace falta tener un compañero de entrenamiento. Por eso y para eso debe reinar un sentimiento de hermandad tal como sucedía en la Edad Media. En la Sala de Armas estudiamos los manuscritos originales de la época, e intentamos revivir ese conocimiento y trasladarlo a las armas disponibles. Y decimos esto porque los manuscritos que sobrevivieron a la historia generalmente son de fines de la Edad Media o principios del Renacimiento, por ende, si solamente nos abocáramos a ellos estaríamos cercenando la mayor fracción de tiempo del período en estudio. También, nuestro Mesón del Peregrino investiga la gastronomía de la época, y organiza encuentros en torno a ella para distendernos y fortalecer nuestros vínculos humanos.

Hoy, quienes tenemos la responsabilidad de dirigir a Peregrinus Albus estamos orgullosos del camino recorrido e ilusionados con todo lo que está por venir. Pero por sobre todo, enormemente agradecidos a nuestros miembros, seguidores y colaboradores que ponen tanto entusiasmo y aprecio por ayudarnos a cumplir nuestra tarea. Internamente tenemos un dicho: "A Peregrinus lo hacemos todos". Y hoy, al ver a cada uno de uds. siento que no es solo un dicho, sino una agradable realidad. Comenzamos un nuevo Ciclo de Actividades Regulares con tantos proyectos y propuestas que... Quien sabe lo que podremos lograr!

Semper Fidelis!
Sir Martin Farhill
Portavoz de Peregrinus Albus