martes, 28 de junio de 2016

Ingresar al Campamento Medieval de Peregrinus Albus: palabras de una aldeana de lujo


Doña María Magdalena, Alejandra, aceptó brindarnos su testimonio sobre su primer mes del Campamento peregrino, que apenas ha abierto sus puertas a conocidos de la agrupación, pero lentamente comienza a encontrar espacios en los que crecer para integrar a todos los que quieran vivir todas o alguna de estas experiencias. ¡Espero que disfruten el relato tanto como nosotros!

"Dicen que cuando la persona está lista, aparece el maestro...

Vinka dijo que todos estamos en el camino de Peregrinus por algo, porque tenía que ser así.

Y yo solo puedo agradecer al camino que salió a mi encuentro cuando estuve preparada para verlo.

Siento que en este mes que empecé a ser una aldeana, aprendí muchísimo de muchas formas diferentes. Conocí y conozco personas que me enseñan tanto!!! En los talleres de teatro medieval con
Vinka, ¡cuántas lecciones para la vida! Descubrir quién es una, saber que hay que cuidar al compañero, y que hay que cuidarse una. Esas son cosas que no solo sirven en escena. Sirven para todos los tiempos. Y más para estos días que nos tocan vivir.


Descubrir la propia voz. Cuidarla. Valorarla. Son valores que se encuentran en el coro de peregrinos y
que aprendemos bajo la mirada atenta y paciente de Doña María. Y hacen a la esencia de nuestra alma que aprende a manifestarse de otro modo.

El campamento nos hermana, transitamos un camino en el que entramos de un modo, con las alas más o menos lastimadas y vamos tomando vuelo juntos, en bandada.

Cada vez que nos encontramos a ver videos, a compartir actividades o la rica comida de la época, o en los lugares donde se presenta Peregrinus vamos forjando la identidad del grupo con los antiguos ideales de compañerismo, lealtad, nobleza de sentimientos y pureza de intenciones.


.
Cada uno de los peregrinos que nos abren sus casas, sus espacios, también nos abren parte de su mundo y de su corazón. Sir Martin, Héctor, Isabela, Margaret, Doña María, Lady Dragon, ¡y no me quiero olvidar de los mas pequeños! Cada uno son ahora parte también del mío. Es un honor haber sido aceptada y un compromiso el de dar lo mejor de mí el que asumí. ¡Y estoy feliz! Ahora mi alma tiene nuevas canciones para cantar, y mi voz tiene otros lugares por donde transitar. Y ser Doña María Magdalena también es sanar heridas que había que curar. Es apasionante esto de investigar, buscar en el pasado quiénes fuimos, los orígenes de mi familia, ver cómo vivían, qué creían, cómo se formó la familia de la que vengo y cómo fue su vida, sus penas, sus sueños. Yo no tenía idea de que mi apellido venía de tan lejos y esto me llena de respuestas que hacen nacer otras preguntas.

No hay senda más hermosa que esta que transitamos, tan llenos de proyectos y es maravilloso estar con ustedes para dar estos pasos. Mil gracias, solo palabras de gratitud tengo para todos los del grupo.

Gracias por aceptarme y permitirme caminar con ustedes. ¡Quiera el camino ser bueno y pleno de aventuras y aprendizajes para todos y cada uno de nosotros!

Como suele decirnos Vinka: Paz y Bien


Doña María Magdalena"

domingo, 5 de junio de 2016

Seis años atrás

Hace exactamente 6 años, Peregrinus Albus hacía su primera presentación pública. Yo estuve ahí. Y, como la Morena de la canción sefaradí, me dije "yo me voy con ellos".

 ---Doña María








miércoles, 1 de junio de 2016

Feedback: Encuentro de Esgrima Recreativo de Formaciones de Infantería

El año pasado se debatió mucho en las reuniones directivas de Peregrinus Albus acerca de poder ofrecer actividades de esgrima recreativo además de nuestro entrenamiento regular en la Sala de Armas. Hay mucho trabajo por hacer para lograr nuestra meta pero ayer dimos nuestro primer paso. Realizamos el primer Taller de Esgrima Recreativo orientado a Formaciones de Batalla. Esperamos que este sea la primera de muchas oportunidades más.

Es común que ofrezcamos en nuestras presentaciones hacer la muestra coparticipativa con el público de Formaciones de Batalla. Una parte de ella es justamente explorar las dificultades que se presentan al utilizar las armas en un campo de batalla. Por lo general, lo que vemos en los Tratados de Esgrima es una técnica de estilo duelista, uno contra uno. En el campo de batalla la técnica se ve limitada por múltiples factores: el espacio entre miembros de la formación, la dificultad de comprender el lugar o el estado de la tropa, la capacidad auditiva y visual entre otros.

Todos estos factores no se pueden replicar en un entorno de entrenamiento marcial sino en encuentros especiales con gran número de participantes. Por este motivo, convocamos a miembros de la Sala, amigos y participantes de nuestras primeras actividades sociales de los Aldeanos de Puertafuera.








Lo más interesante de este aspecto de la disciplina, es que raramente se encuentra documentado, y lo que se puede encontrar está sujeto a mucha interpretación del lector. Es un terreno plasmado de dudas y supuestos. Gracias a estas oportunidades, tenemos el privilegio de explorar cómo la psicología afecta al guerrero en el campo de batalla; y digo guerrero porque fuera de las grandes batallas de la historia, en el día a día de los poblados y aldeas, eran todos los estratos sociales los que se veían envueltos en la contienda. Gracias a la diversidad de género, edad, contextura y profesiones de nuestros miembros, podemos extrapolar un pequeño extracto de esa diversidad traída a nuestro presente.






Coincidimos que el mayor dilema en una formación trabada en combate es la coordinación y el orden. El caos de armas, ruidos, situaciones, heridos, etc, nos lleva a que cada guerrero individual pase por un proceso de dubitación entre mantener la directiva y reaccionar en pos de salvaguardar su vida. Cuando el caos se apodera de una formación cada integrante actúa de forma individual y la formación se hace vulnerable sin importar sus condiciones marciales o de recursos. Tanto nuestros caballeros como nuestros campesinos sublevados dieron oportunidad al bando contrario de tomar una posición de ventaja estratégica para desarmarlos.






La modalidad de diálogo y debate que define a estos talleres se vuelve sumamente enriquecedora, sacando a relucir multiplicidad de opiniones y reacciones posibles, así como ideas y propuestas. Así, en solo dos horas, logramos entrenar a una dotación de lanceros para valerse por sí mismos en el campo de batalla. Claramente esto no es suficiente, pero al menos, conociendo las particularidades de una formación de asteros, sus virtudes y desventajas, podrán defenderse mejor de encontrarse nuevamente en esta situación.






Esto demuestra también, que no se requiere un grado marcial relevante para un combate, aunque este sea claramente deseable. Un campesino equipado con una lanza y bien entrenado es en términos generales igualmente mortal que un hombre bien entrenado mal liderado. Aquí, en el campo de batalla, la técnica individual es irrelevante cuando se ve atacado por dos, tres, cinco lanzas al mismo tiempo. El número marca la diferencia cuando no hay una estrategia de fondo. Por ello, existen tantos tratados de estrategia y se le da tanta importancia a las Estrategias Combinadas de Batalla.


Sobre esto tratará nuestro próximo encuentro de Julio. Hemos disfrutado mucho esta experiencia, y en lo personal como director del taller, ha sido un placer ver cómo el grupo sigue creciendo; ofreciendo nuevas actividades y oportunidades para explorar todos los aspectos que hacen a esta disciplina.






Quiero agradecer a todos los participantes y a todos los que nos acompañaron en el proceso. Pero principalmente a Facundo Vega y Marisa García, quienes estuvieron conmigo trabajando para poder terminar a tiempo los materiales necesarios para dotar a dos formaciones de 20 personas a fin de poder recrear esta experiencia.




Semper Fidelis!

Sir Martin Farhill
Director de Peregrinus Albus