martes, 28 de junio de 2016

Ingresar al Campamento Medieval de Peregrinus Albus: palabras de una aldeana de lujo


Doña María Magdalena, Alejandra, aceptó brindarnos su testimonio sobre su primer mes del Campamento peregrino, que apenas ha abierto sus puertas a conocidos de la agrupación, pero lentamente comienza a encontrar espacios en los que crecer para integrar a todos los que quieran vivir todas o alguna de estas experiencias. ¡Espero que disfruten el relato tanto como nosotros!

"Dicen que cuando la persona está lista, aparece el maestro...

Vinka dijo que todos estamos en el camino de Peregrinus por algo, porque tenía que ser así.

Y yo solo puedo agradecer al camino que salió a mi encuentro cuando estuve preparada para verlo.

Siento que en este mes que empecé a ser una aldeana, aprendí muchísimo de muchas formas diferentes. Conocí y conozco personas que me enseñan tanto!!! En los talleres de teatro medieval con
Vinka, ¡cuántas lecciones para la vida! Descubrir quién es una, saber que hay que cuidar al compañero, y que hay que cuidarse una. Esas son cosas que no solo sirven en escena. Sirven para todos los tiempos. Y más para estos días que nos tocan vivir.


Descubrir la propia voz. Cuidarla. Valorarla. Son valores que se encuentran en el coro de peregrinos y
que aprendemos bajo la mirada atenta y paciente de Doña María. Y hacen a la esencia de nuestra alma que aprende a manifestarse de otro modo.

El campamento nos hermana, transitamos un camino en el que entramos de un modo, con las alas más o menos lastimadas y vamos tomando vuelo juntos, en bandada.

Cada vez que nos encontramos a ver videos, a compartir actividades o la rica comida de la época, o en los lugares donde se presenta Peregrinus vamos forjando la identidad del grupo con los antiguos ideales de compañerismo, lealtad, nobleza de sentimientos y pureza de intenciones.


.
Cada uno de los peregrinos que nos abren sus casas, sus espacios, también nos abren parte de su mundo y de su corazón. Sir Martin, Héctor, Isabela, Margaret, Doña María, Lady Dragon, ¡y no me quiero olvidar de los mas pequeños! Cada uno son ahora parte también del mío. Es un honor haber sido aceptada y un compromiso el de dar lo mejor de mí el que asumí. ¡Y estoy feliz! Ahora mi alma tiene nuevas canciones para cantar, y mi voz tiene otros lugares por donde transitar. Y ser Doña María Magdalena también es sanar heridas que había que curar. Es apasionante esto de investigar, buscar en el pasado quiénes fuimos, los orígenes de mi familia, ver cómo vivían, qué creían, cómo se formó la familia de la que vengo y cómo fue su vida, sus penas, sus sueños. Yo no tenía idea de que mi apellido venía de tan lejos y esto me llena de respuestas que hacen nacer otras preguntas.

No hay senda más hermosa que esta que transitamos, tan llenos de proyectos y es maravilloso estar con ustedes para dar estos pasos. Mil gracias, solo palabras de gratitud tengo para todos los del grupo.

Gracias por aceptarme y permitirme caminar con ustedes. ¡Quiera el camino ser bueno y pleno de aventuras y aprendizajes para todos y cada uno de nosotros!

Como suele decirnos Vinka: Paz y Bien


Doña María Magdalena"