jueves, 10 de mayo de 2012

Stand en la Feria Medieval Pradere Mayo 2012

 
     Pradere siempre es para nosotros un lugar especial. No sólo fue el lugar de nuestro bautismo público, sino que cada año que regresamos el público nos recibe con mayor empatía. Y Pradere posee un público muy particular. Aunque el público siempre es diferente y especial en cada evento según sus características, Pradere posee un carácter súmamente familiar y cálido. En mi opinión personal a Pradere lo hace su público, todos nosotros sólo somos un medio. Queríamos que fuera un día que pudiésemos compartir a pleno con todos ustedes, pero no nos imaginábamos cuánto sería; para nuestra sorpresa, Pradere se animò a romper la barrera del tiempo y entrar en contacto con la historia como nunca antes nos había pasado allí.





    Lo más sorprendente de todo fueron las ganas de los chicos de regresar a nuestro stand para sacarse fotos con el equipo, infinidad de gente pasó por nuestro rincón de fotografías especialmente preparado para estas ocaciones. Tal vez para muchos no sea demasiado, o sea poco recreacionista, pero para muchos otros es un momento fantástico y único donde pueden al menos por unos minutos sentirse parte de la historia. Muchas de las cosas del rincón, como la armadura por ejemplo, están especialmente adaptadas para que no se lastimen, sean un poco más livianas de lo normal o no tengan ningún borde cortante. De esta forma, hasta los más pequeños pueden comenzar su viaje hacia el pasado.







    A diferencia de otros lugares, el público siempre regresa y muchos comienzan a ser viejos conocidos; sean grandes o chicos nos recuerdan agradables memorias juntos. En esta oportunidad no realizamos presentaciones en el evento, y resultó ser una prueba fiel de que el público nos visita para compartir un buen momento sin importar las actividades propuestas. Esto es el mayor elogio que estos soldados peregrinos se pueden llevar de un evento.




     Finalmente, no quiero dejar de agradecer a todos aquellos que estuvieron allí presentes compartiendo una vez más nuestro querido Pradere, a todos aquellos que no pudieron estar pero nos acercaron sus saludos y sobre todo a todos aquellos que nos acompañan en este camino, sintiendo la historia con sus propias manos en lugar de ser simples espectadores detrás del cristal de un museo.



Semper Fidelis!

Sir Martin Farhill
Portavoz de Peregrinus Albus