sábado, 7 de agosto de 2010

Reseña sobre el Primer Mes del C.E.M.E.

    Embarcándonos en este desafío, nacido desde el seno del Chastel Pelerin y guiados por sus Dux, nos encontramos hoy aqui luego de un mes de haber iniciado este viaje hacia lo incierto. Aunque aún mantenemos la certeza inicial de los primeros días y el profundo entusiasmo y aprecio por lo que hacemos, el C.E.M.E. proponía un espacio diferente a todo lo ya conocido dentro del ambiente del Recreacionismo Medieval, y no podemos negar las inquietudes que ello mismo implicaba.






    Existen hoy en día en la Argentina gran cantidad de excelentes grupos recreacionistas, y cada día se forman nuevas promesas para todos los entusiastas como nosotros del Mundo Medieval; pero lo que hace a Peregrinus Albus realmente único es el deseo y el esfuerzo contínuo por trascender más allá de las fronteras del esgrima. Es así, que nos convertimos en un Círculo de Hermanos de Armas que trabajan en conjunto para alcanzar dicha meta, estrechando fuertes vínculos como nuestros ancestros necesitaron forjar durante aquellas largas y sacrificadas campañas para adentrarse en los campos de batalla. Nos aventuramos a transgredir las barreras de la historia, la cultura, los oficios de artesano, la herrería, las costumbres cotidianas; pero por sobre todo a romper con la fantasía que la cultura popular del mundo moderno nos quiere impone. Todo esto es posible gracias a que dos movimientos se fueron fortaleciendo desde hace ya más de cincuenta años: el Recreacionismo y el Revisionismo.



    No podemos sino agradecer a nuestra primera promoción de peregrinos que nos siguen desde este origen. Junto a ellos aprendemos a ser estudiantes, pero también aprendemos a ser instructores. Pues la realidad es que no existe maestro de armas que sea magnánime; quienes enfrentan una clase de entusiastas ávidos por aprender deben adaptarse, especializarse y focalizarse a la necesidad de cada promoción. El recreacionismo nos enseña a recuperar los recursos que disponían nuestros ancestros en aquella época para poder revivir la experiencia en carne propia, pero el revisionismo nos instruye a reevaluar día a día nuestros conocimientos, técnicas y principios como único medio para descubrir la verdad oculta en la historia. Nosotros tomamos este camino, con humildad y paciencia tratando de obtener el mayor provecho de los recursos disponibles  en un país que comienza a valorar y entender la importancia de quienes buscamos el saber y fortalecer la cultura.


    Hoy, estamos orgullosos de nuestra primera promoción de Peregrinos, porque no somos alumnos ni maestros, sino caminantes de este sendero. Vemos que este esfuerzo es ampliamente valorado, y que estos Hermanos de Armas aceptan nuestra herencia, se entregan a formar parte de una comunidad que forja su destino cooperativamente, y que sueña con alcanzar un mismo objetivo. Un objetivo fortalecido por la filosofía que transmitimos, el consejo de quienes ya han transitado estos caminos y la fuerza conjunta, humilde, férrea y leal. Vemos en ellos ávidos y rápidos aprendices, que superan todas las expectativas y metas imaginables. Evidentemente nuestro método de estudio es apto, pero aún mucho más importante es la calidez humana de quienes conformamos el C.E.M.E., puesta en evidencia por uds cada día. Pues por mejor que sea un método está destinado al fracaso sin la voluntad del hombre que le de vida, destinado al olvido si no se transmite su herencia.

    Si hubiese una batalla por la cual luchar, nos enorgullecería combatir a su lado. Hombro a hombro junto a uds. Pero la palabra está por sobre la espada, y fomentar la cultura y la diplomacia nos llevará inevitablemente hacia destinos impensados. Aprovechando estos tiempos de paz, les proponemos superar cualquier desafío a nuestro paso. Comenzando por nosotros mismos, pues quien se supera a si mismo permite crecer a quienes están a su lado. El pan de uno sacia el hambre de su hermano, progresando por la fuerza del conjunto superando los malos momentos individuales.






Semper Fidelis


Hereditatem Tradimus


Sir Martin Farhill

Portavoz de Peregrinus Albus